Dune de Villeneuve es la adaptación que merece la novela de Frank Herbert.

La película de Denis Villeneuve hace comprensible el  complejo mundo de Dune a través de unos efectos  visuales impresionantes.





Valoración: ★★★★★



A grandes rasgos, hay dos tipos de personas que van a ver la nueva adaptación de Dune de Denis Villeneuve, el público general que busca una superproducción de ciencia ficción épica, y los fans de la novela clásica de 1965 de Frank Herbert, en la que se basa la película. 

Esa dicotomía se extiende también a las críticas de la película; la opinión de un crítico sobre Dune dependerá en gran medida de su grado de familiaridad con el material original. 


Sólo puedo especular sobre si el Dune de Villeneuve tendrá sentido para los recién llegados, pero para los muchos fans, Villeneuve ha entregado la versión de Dune largamente esperada.

La profecía, por supuesto, es un tema central de Dune, y una buena prueba de fuego para saber si una adaptación de la novela tiene éxito es si refleja lo que Herbert intentaba transmitir sobre los riesgos de la presciencia, los superhombres mesiánicos y el liderazgo religioso.

En un ensayo de 1980 sobre los orígenes de su obra maestra, Herbert subrayó repetidamente estos peligros:

"No entregues todas tus facultades críticas a la gente en el poder, por muy admirables que puedan parecer esas personas.

Bajo la fachada del héroe encontrarás un ser humano que comete errores humanos. Surgen enormes problemas cuando se cometen errores humanos a la gran escala que tiene un superhéroe".





El ostensible superhéroe de Dune se nos presenta por primera vez como un chico de 15 años llamado Paul, heredero de la noble familia Atreides y destinado desde su nacimiento a ejercer un poder aterrador. 

 El ostensible superhéroe de Dune se nos presenta por primera vez como un chico de 15 años llamado Paul, heredero de la noble familia Atreides y destinado desde su nacimiento a ejercer un poder aterrador.

Un lector atento de Dune (o un lector casual de las cinco secuelas de Herbert) absorberá que el viaje del héroe de Paul no termina con el paraíso sino con una yihad interestelar asesina.






Lynch, que ha renegado de su propia adaptación y sigue odiando hablar de ella, se perdió esto por completo. La película de 1984 termina con el convencionalmente heroico Paul de Kyle MacLachlan invocando la lluvia de los cielos de Arrakis para que caiga sobre sus asombradas legiones. 

No importa que Paul no tenga este poder en el libro -y no importa que, si lo tuviera, mataría instantáneamente a los gusanos de arena en los que se basa su dominio político-, el verdadero problema es que Lynch presenta a Paul como un mesías literal, lo cual es un error fundamental de la intención de Herbert en la novela.


Villeneuve, un verdadero devoto del libro, no repite los mismos errores. Nadie va a hacer que llueva esta vez, y el guión deja claro en repetidas ocasiones -como lo hacía el libro de Herbert- que las creencias religiosas que llevan a los Fremen a reconocer a Paul como una figura mesiánica son mentiras sembradas por forasteros con fines de manipulación política. 

Paul -interpretado aquí por Timothée Chalamet, que en realidad parece un adolescente- es callado, testarudo, discutidor y poseedor de un idealismo superficial que puede deslizarse fácilmente hacia el cinismo. 

En resumen, es un falso mesías en ciernes, y aunque Villeneuve ha optado por adaptar sólo la primera mitad de la novela (no se sabe si la segunda mitad tendrá luz verde, aunque sería criminal que no la tuviera) para dar espacio a toda su complejidad, ya debería estar claro para un espectador atento que las cosas no van a terminar felizmente para Paul , o para el universo que está destinado a conquistar.







Retrocedamos un poco. ¿De qué trata exactamente Dune

Es una pregunta peligrosa para un aficionado, pero intentaré resumirla . 

Dune se sitúa 10.191 años después de la Jihad Butleriana, un acontecimiento que tiene lugar en un punto indeterminado de nuestro futuro, en el que la humanidad derroca a las "máquinas pensantes" que acabarán esclavizándonos (en cierto sentido, Herbert predijo las redes sociales y la inevitable reacción contra ellas) y desarrolla un imperio galáctico sin ordenadores ni robots. 

En su lugar, las mentes humanas serán desbloqueadas y hechas para servir a las funciones de los ordenadores mediante una combinación de misticismo, entrenamiento intensivo, eugenesia y, sobre todo, drogas psicoactivas.


La droga más poderosa, la especia melange, se extrae únicamente en el planeta Arrakis, también conocido como Dune, un duro mundo desértico sin agua en la superficie, habitado por gigantescos gusanos de arena asesinos y poblado por las espartanas tribus Fremen

La especia es altamente adictiva, y su ingesta puede prolongar la vida, estimular visiones clarividentes y permitir la navegación interestelar. La especia permite a una orden masculina secreta llamada Gremio Espacial monopolizar los viajes espaciales y también permite a una orden femenina secreta llamada Bene Gesserit manipular las líneas de sangre de la élite en una búsqueda milenaria para diseñar un Mesías, el Kwisatz Haderach, que puede ver a través del tiempo y el espacio. 







Mientras que estas dos órdenes ejercen su influencia entre bastidores, el universo se rige, aparentemente, por un modelo feudal de una liga de Grandes Casas dominada por un Emperador con poder para asignar feudos planetarios. 

La novela comienza cuando el extremadamente lucrativo feudo de Arrakis, que permite el control de la producción de especias, es transferido de la vil Casa Harkonnen a la noble Casa Atreides, que rápidamente nos damos cuenta de que está cayendo en una trampa mortal tendida por el Emperador

Cuando esa trampa se desate, ¿qué será del joven Paul Atreides, que puede ser también el producto final del antiguo plan de cría de las Bene Gesserit?

Esto es mucho más complicado, y durante años se consideró que Dune era imposible de filmar, dado el esfuerzo abortado de Alejandro Jodorowsky (que nunca se realizó, pero que fue objeto de un entretenido documental), el intento desordenado y sin éxito comercial de Lynch, y la competente pero olvidable miniserie del canal SyFy estrenada en 2000. 

Sin embargo, la palabra "imposible de filmar" no es la adecuada, ya que la visión de Herbert siempre fue muy cinematográfica y, independientemente de lo que se quiera decir de Lynch, no cabe duda de que orquestó algunas imágenes memorables. 

La cuestión que queda abierta es si el público en general puede llegar a entender un universo ficticio tan rico en imágenes y en capas políticas, económicas, ecológicas, religiosas y morales. 






Villeneuve, para su gran mérito, no golpea al público con densos párrafos de exposición como los anteriores. Sabe que una película de éxito es aquella que nos transporta, y que con unos efectos visuales impresionantes, un reparto de primera categoría y un excelente guión , nos dejaremos llevar sin hacer demasiadas preguntas. 

Las palabras "Jihad Butleriana" nunca se pronuncian en la película, porque el público general no necesita saber por qué el futuro está gobernado por casas feudales o por qué no hay ordenadores. Leyó el  libro y se imaginó todo exactamente como lo describió Herbert.

Villeneuve, en lugar de aburrirnos con monólogos internos, hace que sus actores transmitan sus pensamientos internos a través del lenguaje corporal. Al mismo tiempo, y a diferencia de Lynch, representa las diversas formas de comunicación de otro mundo a las que se hace referencia a menudo en el libro, en particular las formas de lenguaje de signos (siempre subtituladas) utilizadas para transmitir mensajes secretos, o una maravillosa escena en la que se proyecta un "cono de silencio" por encima de varios personajes para ahogar sus voces a cualquiera que esté fuera, incluido el público.

La fidelidad de Villeneuve a las ideas centrales del libro y a las texturas únicas del universo de Herbert supera a la de Lynch, pero al mismo tiempo se toma muchas más libertades con el infame y pesado diálogo de Herbert: Aquí, actores como Oscar IsaacJason Momoa y Josh Brolin (que interpretan, respectivamente, al duque Leto Atreides, padre de Paul, y a los guerreros Duncan Idaho y Gurney Halleck, que sirven de tíos sustitutos de Paul) reciben frases ingeniosas y aptas para Hollywood. 

En el tráiler parece que esta última característica podría resultar molesta, pero en la película real sirve para mantener al público anclado en un universo de otro mundo.

La madre de PaulLady Jessica, interpretada por una sobresaliente Rebecca Ferguson, en lo que siempre fue el personaje más emotivo de Dune, instruye a Paul a lo largo de la película en la "forma extraña" de las Bene Gesserit, que Lynch tergiversa completamente como algo que implica pequeños dispositivos tipo Walkman que pueden hacer explotar cosas, en contraposición a lo que Herbert describe en realidad: un control preciso de los reflejos corporales, las expresiones faciales, los tonos de voz, etc., que permite a los adeptos soportar un dolor intenso, dominar el combate cuerpo a cuerpo y controlar a otras personas con órdenes de voz firmes. 

Lynch no se molesta en tratar de captar nada de esto, pero con la ayuda de su hábil reparto, Villeneuve si acaso hace un mejor trabajo con ello que Herbert con su a veces laboriosa exposición.

El rasgo de la novela que peor se ha mantenido, con diferencia, es la decisión de Herbert de enfatizar la villanía del barón Vladimir Harkonnen (interpretado por Stellan Skarsgård ) convirtiéndolo en un pederasta que codicia a los adolescentes esclavizados. 






Pero mientras que los Harkonnen pueden carecer de cualidades redentoras, los Atreides nunca pretendieron ser tan directamente benévolos como parecen inicialmente, y Villeneuve lo entiende. 

Al principio de la película, Paul critica la presunción casi liberal de su propia familia de que pueden dirigir Arrakis como una colonia extractiva sin oprimir a sus súbditos Fremen, y las manipulaciones religiosas de las Bene Gesserit sobre esos mismos súbditos. Pero al final de la película, Paul ha decidido explotar a los Fremen para llevar a cabo su venganza contra los Harkonnens y el Emperador, ha matado personalmente a un Fremen en combate, y ha experimentado visiones premonitorias de la matanza a escala galáctica que seguirá a sus acciones.


Dune provocará inevitablemente un discurso en línea sobre las narrativas de los salvadores blancos: pensemos en Lawrence de Arabia, Bailando con lobos, Avatar y otras innumerables películas con paralelismos, al menos superficiales, con la historia de Herbert


Tanto la novela de Herbert como la película de Villeneuve, subvierten esos clichés racistas entre las Grandes Casas implícitamente occidentales (urbanizadas, sofisticadas, explotadoras) y los Fremen implícitamente de Oriente Medio (nobles salvajes del desierto) se ven socavados por la desarrollada interioridad de los personajes de ambos lados de la división, las borrosas herencias étnicas y religiosas de todos en el universo Dune (que se reflejan en el diverso reparto de la película) y la ambigüedad moral subyacente de toda la historia. 

Aun así, es imposible adaptar Dune sin reabrir estos debates, y si Villeneuve los trata con la sensibilidad adecuada es algo que dejaré que otros debatan durante años. 


Incluso con dos horas y 35 minutos para cubrir la mitad de la novela, Villeneuve no puede hacer mucha justicia a la visión de Herbert

Tenía la esperanza de que una escena clásica de la mesa llena de intrigas palaciegas que Lynch omitió pudiera llegar a la pantalla, pero no hubo suerte. La detallada ecología planetaria del libro, que refleja la obsesiva fascinación de Herbert por la flora y la fauna del desierto, recibe menos atención de la que podría tener en nuestros tiempos de conciencia climática. 

El aspecto metatextual de la novela de Herbert, en el que los acontecimientos son descritos repetidamente en retrospectiva por una narradora del universo con su propia agenda política, se deja totalmente de lado en favor de una estructura narrativa más convencional. 

Pero, en última instancia, se trata de objeciones; Villeneuve nos ha regalado una sentida epopeya cinematográfica que es fiel a su material de origen, tanto en sus ricos detalles como en su énfasis en los peligros del poder absoluto; que se tiene que disfrutar si o si en pantalla grande, y con suerte, inspirará a nuevos lectores a profundizar en ese material de origen... 

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente