'Matrix Resurrections': una secuela bastante cuestionable - Crítica de la nueva película de Keanu Reeves


La franquicia de ciencia ficción que supuso una revolución para este género en la gran pantalla, vuelve 22 años después del estreno de su primera parte para trasladarnos de nuevo al mundo virtual de Matrix. 


Tras la trilogía que dio tanto que hablar durante la primera década de los 2000 vamos a ver qué es lo que nos presentan con esta nueva película que tantas incógnitas ha ido generando desde su anuncio hasta hoy. Avisamos que este artículo puede contener detalles de Matrix Resurrections, así como alguna referencia hacia la trilogía anterior.
Esta cuarta película se sitúa tras los sucesos ocurridos en la trilogía anterior y por ende en la tercera entrega Matrix Revelations, ya que los destinos de los personajes protagonistas son una de las claves de esta cinta. 

En esta ocasión volvemos a los orígenes de la primera cinta, lo que nos permite revivir una de las escenas icónicas de la saga, pero con una notable diferencia en lo que respecta a lo que ya sabíamos. Se nos presentan personajes nuevos, de forma que estando en un segundo plano acompañan la acción permitiendo que tanto los fans como los nuevos espectadores puedan disfrutar de la misma manera.


Haciendo un amago para referenciar ese inicio icónico ya de primeras nos surgirán preguntas acerca de Neo y Trinity, sobre todo por el destino de cada uno de ellos en Matrix Revelations, el cual dejó muchas cosas cerradas en la trama y sirvió para dar un final a Reloaded al haberse grabado de manera conjuntas. 

Estos puntos se irán explicando a lo largo de la cinta, habiendo varios puntos de “inflexión” donde se relacionan hechos de las tres películas anteriores con los nuevos personajes. Aquí es donde entra en juego el personaje que interpreta Neil Patrick Harris y que va a dar que hablar durante toda la película. Será un nexo común a Neo y los hechos que le preceden en el pasado, aunque no será el único personaje que conectará los diferentes puntos de la historia de Matrix.


A pesar de que los únicos personajes protagonistas que siguen manteniéndose con sus actores originales son los de Keanu Reeves y Carrie-Anne Moss, el espíritu o al menos la intención de mantener vivos en el recuerdo a otros emblemáticos de la saga se deja ver con la “reaparición” de Morfeo que en esta ocasión interpreta Yahya Abdul Mateen II pero que no es ni una pequeña parte de lo que pudimos disfrutar en su momento con Laurence Fishburne. 

De manera secundaria también nos encontramos con Jada Pinkett Smith que vuelve a ser Niobe, a pesar de que en esta ocasión está muy cambiada y tiene sus razones explicadas. Ocurre lo mismo con otro personaje que mejor no mencionar para que os llevéis la sorpresa, pero que igualmente sí que podemos decir que es un poco lioso lo que han hecho ya que es un poco volver al punto de inicio y repetir un proceso que ya se había dado por finalizado. 

Esto abre una gran incógnita que le va a perseguir a Resurrections a menos que haya una próxima película que prosiga con este tema y otros que han dejado abiertos.


En el reparto también encontramos personajes con actuaciones destacables como los de Jessica Henwick (Iron Fist) como Bugs, Jonathan Groff (Mindhunter) como Smith o Priyanka Chopra Jonas (Quantico) como Sati. Estos personajes serán cruciales en el nuevo camino que tendrá que seguir Neo para volver una vez más a Matrix cuando pensaba que ya estaba fuera de todo peligro. El objetivo es recuperar a Trinity, algo bastante simple pero que realmente se complica por momentos con diferentes obstáculos.


Completan el reparto grandes apariciones que ya pudimos ver en su día en la serie Sense8 de las hermanas Wachowski como son Brian J. Smith, Max Riemelt, Toby Onwumere y Eréndira Ibarra. También les acompañan Telma Hopkins y Christina Ricci. A pesar de que estos personajes están bastante presentes durante la película, hay que decir que no es que sirvan de mucho ya que no se les da casi cabida a menos de un par de escenas con peleas grupales dentro de Matrix. 

Más allá de eso no se explora nada más de ellos siendo una verdadera pena por no haberlos aprovechado con el posible potencial que pudieran haber tenido.


Por otro lado, los efectos especiales, evidentemente han tenido un salto evolutivo enorme, porque las anteriores películas han ido envejeciendo muy mal con el paso del tiempo. Para la época, que además competía contra grandes pesos pesados del género como fue la segunda trilogía de Star Wars, pues ya era bastante impresionante si tenemos en cuenta la revolución que supuso la llegada al cine de Matrix

Ahora con Resurrections el camino se encuentra libre de películas grandes de este género en la taquilla en su estreno de forma que brilla por sí misma. No obstante sí que hay que recalcar que se menciona un efecto temporal que la verdad es un poco decepcionante a las alturas en la que nos encontramos. Y que tampoco se puede ofrecer la misma película a públicos con más de dos décadas de diferencia entre sí.

La banda sonora también ayuda bastante a ir de la mano al espectador durante las dos horas y media que dura la película. Johnny Klimek y Tom Tykwer son los encargados de haber realizado los temas de esta nueva entrega en la que la acción está muy presente. 


Hay bastantes escenas de peleas así como de persecuciones cuyo hilo conductor son los temas instrumentales que se han adaptado a la actualidad al igual que otros elementos de la película y no quedar obsoletos o anclados en el pasado. De hecho se echa algo de menos haber escuchado algún tema de los ya conocidos en su versión original o con alguna variación.

Finalmente, agradecer a Warner por habernos dejado ver la película en su pase de prensa, y deciros que es el momento perfecto para ir al cine y disfrutar un buen rato con Matrix ya seas fan clásico o nuevo. 

No es una película que sea para gusto de todos ya que se mueve entre un público muy disperso, pero eso no quita de que viajar de nuevo al mundo digital de la mano de Thomas Anderson sea una experiencia más. No olvidéis quedaros a ver al final de todos los créditos una escena graciosa.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente