Cookie [false/7]

Usamos cookies para mejorar la experiencia.

Formulario de contacto

Dark mode Logo

Dark mode Logo

Default Image

timeago

Related Posts

×
Basada en hechos reales

PAM & TOMMY: ¿Realismo? ¿Comedia? - Crítica de la híbrida serie de Disney+ más loca del momento…

Es un reto el cómo debemos entrar a ver esta serie. Tomársela enserio es una opción que, sin embargo, va decayendo según avanza. Y es que eso precisamente es lo que quiere Craig Gillespie, director de Pam & Tommy – que ante una historia real que involucra el robo de la cinta donde Pamela Anderson y Tommy Lee guardaban una escena de sexo, nos encontremos entre medias con una historia de amor, la aventura de un crimen en desarrollo y una comedia oscura con la búsqueda de la empatía en ciertas ocasiones. 

¿Aquí quién es el malo? ¿Quién es la víctima? Pam & Tommy se estrenó el pasado 2 de febrero en Disney+, lanzando los tres primeros episodios; algo muy inteligente para marcar lo que será la serie en su totalidad. El primer capítulo pone por delante a Rand Gauthier (Seth Rogen), obrero encargado de reformar la casa de Tommy Lee y que se enfrenta a los constantes cambios de decisión del batería, además de soportar a la pareja haciendo de las suyas en la cama. Un incidente provoca que Gauthier sea despedido del trabajo por Lee, sin recibir pago alguno por su previo trabajo. Seth Rogen inicia un plan de venganza y se hace con la caja fuerte de la pareja, encontrando la que en un momento fue la cinta más famosa del mundo.  


El segundo capítulo retrocede en el tiempo para darnos a conocer el inicio del romance entre Lee y Anderson, grabando la escena que luego sería pública para todos. Con el tercer episodio, ya de vuelta en el presente, Gauthier, con ayuda del tío Miltie (Nick Offerman) intenta buscar una productora de vídeos para adultos que esté interesada en la cinta. Simultáneamente, vemos el día a día de la pareja, con Pamela Anderson enfrentada al mundo de hombres en la industria mientras graba Los vigilantes de la playa. 



Con estos tres episodios tenemos una amplia presentación de lo que Pam & Tommy explorará, en movimiento entre presente y pasado. Esta estructura coloca a los diferentes personajes en situaciones que nos hacen empatizar con ese cambio constante que es la serie. La pregunta previa, “¿Quién es malo y quién la víctima?” va saltando de un lugar a otro, en un cortocircuito emocional que – seamos sinceros – encanta al público, siempre en un debate interno por resolver la pregunta que – curiosamente – ya conocemos: “¿Quién ganará?” pero Pam & Tommy no solo va sobre eso. 


No hay nada idealizado, por mucho que pueda aparentar la dirección de Craig Gillespie. Desde I, Tonya (también con Sebastian Stan) trae los rápidos zoom in, cámaras inquietas y una crudeza en diálogos que combina con la ironía de la propia historia, creando escenas de lo más surrealistas (Stan teniendo una conversación con su pene y esperando una respuesta – que por supuestísimo acaba llegando). 


Sebastian Stan es una gozada de ver en pantalla. No precisamente por lo recién mencionado (olvida algo así va a llevar su tiempo, pero cargando con la personalidad de Tommy Lee en una mezcla de terror y comedia que tanto aporta a la serie. Pam & Tommy se encuentra en inestabilidad por esto mismo; una emoción que beneficia el “¿Qué será los siguiente?” para el avance narrativo. ¿Cuál será la próxima locura indecente de Tommy Lee?


En un intento de maximizar el poder de Lee, además de crear un término medio para las diferentes perspectivas de la historia, tenemos a Lily James. Es impecable verla en el papel de Pam, con esa doble cara inconsciente y afligida que está en medio de todo el problema. Sabemos que Anderson terminó por divorciarse de Lee, pero no hasta unos años después. ¿Hasta dónde llegará Pam & Tommy en el tiempo? ¿Cómo enfocará a Pamela Anderson en todo el jaleo que está a punto de montarse? 


Lo que podemos esperar de la serie es que mantenga el contenido hardcore presentado en los tres primeros episodios – incluso ampliarlo mucho más dados los acontecimientos que se aproximan.  


Pam & Tommy se ve ojos tristes y desagradables, por mucha ironía que presenten las escenas. Gracias al movimiento de la trama y cambios de opinión sobre los motivos y situaciones de los personajes, el show es sincero a la hora de presentar las decisiones de cada uno. Todo ese contenido explícito solo sirve para sumergirnos en ese mundo inclemente y superficial que fue la vida de Pam y Tommy. 


Ya puedes ver el episodio 4 que Disney+ ha estrenado hoy. 


- Anabel Estrella

Publicar un comentario