Critica de Men - (Alex Garland - 2022)

Men, de Alex Garland, es una película salvaje,  visceral e intestinalmente desafiante.




Men, de Alex Garland, es una ambiciosa película de suspense ambientada en el corazón de los Cotswolds, adonde la heroína, Harper (Jessie Buckley), ha viajado tras la prematura muerte de su marido, James (Paapa Essiedu), en circunstancias particularmente dolorosas.


El lado bueno es que, como joven profesional, tiene suficiente dinero como para alquilar una casa de campo, cómoda pero bien equipada, que data de la época de Shakespeare, o de un siglo o dos antes. 


El título es una pista. Los flashbacks de la última tentativa de Harper de acabar con su marido, que se revela como un abusador manipulador y un enfermo de depresión (y tal vez alguna otra enfermedad mental), le proporcionan más contexto. Su dolor por él es, por tanto, inseparable de la rabia y la culpa, sobre todo porque no hay forma de saber si él eligió finalmente su destino.


De vuelta al presente, se encuentra con una serie de grotescos rurales, todos ellos interpretados por un único actor, Rory Kinnear.


Además del mencionado vicario, esta galería de pícaros masculinos incluye un policía, un idiota del pueblo y un intruso desnudo que recuerda al Hombre Verde del folclore, así como el propietario de la propiedad, pijo pero poco pulido socialmente.




Garland es un narrador seguro, y su trabajo previo como guionista (28 días después) y director (Ex Machina) le ha reportado un considerable prestigio entre los aficionados al terror y la ciencia ficción.

Este historial permite creer durante gran parte de Men que sabe lo que está haciendo, aunque temáticamente la película parezca una mezcla demasiado familiar de un par de tendencias actuales.


Es de suponer que se trata de un estudio de la misoginia cotidiana, tipificada de diferentes maneras por cada uno de los alter ego de Kinnear.


También tiene algo que ver con lo que se ha dado en llamar "folk horror": historias que juegan con una fascinación ambivalente por las tradiciones primitivas y precristianas que supuestamente persisten bajo la superficie de la civilización occidental.


En teoría, estas nociones podrían ser piezas de un mismo rompecabezas, pero en la práctica, no estoy convencido de que Garland haya resuelto cómo encajarlas.





Si lo que se pretende es una declaración universal sobre la política de género, como implica su título, ¿qué tiene esto que ver con la concepción tan específica de la inglesidad de la película? ¿Qué relevancia tiene que Buckley utilice su acento irlandés natural, o que James, en cierto sentido el villano principal, sea el único personaje significativo que no es blanco?



Otra dificultad es que Harper como heroína sigue siendo casi puramente reactiva. Buckley consigue, tan bien como cualquiera, darle vida, tanto como un papel sensato frente a todas las rarezas, como el tipo de chica de letras que podría recurrir a vivir una fantasía de casa de campo tras un trauma.



Pero los flashbacks no nos dicen nada, por ejemplo, sobre lo que la atrajo a James en primer lugar. Tampoco podemos adivinar lo que podría esperar en el futuro, más allá de una cierta cantidad de paz y tranquilidad.





 Y eso no es lo que consigue en el clímax, una arremetida hacia el "horror corporal" que hace que la mayoría de los enigmas anteriores no tengan sentido. Ciertamente, no se puede acusar a Garland de ir a lo seguro. Pero sea cual sea el turbio simbolismo que se pretenda, el hecho es que a nivel de trama literal lo que se nos muestra no tiene ningún sentido.



Entonces, ¿todo está ocurriendo en la cabeza de Harper? Interpretada en este sentido, la película acaba pareciendo la historia de una mujer tan conmocionada por su experiencia con un hombre que proyecta su paranoia sobre los hombres en general, con resultados potencialmente desastrosos.



Es una idea suficientemente desconcertante, pero estoy bastante seguro de que, al menos conscientemente, no es lo que Garland quería decir.


Valoración: ★★★

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente