Reseña de Irma Vep - (2022)

 Alicia Vikander deslumbra en una sátira francesa del mundo del espectáculo de gran elegancia.





Esta Re imaginación de la película homónima de Olivier Assayas de 1996, es una visión aguda e ingeniosa del estado del cine moderno.


Esta divertida serie de ocho episodios de la HBO es un rompecabezas, pero un rompecabezas adictivo. Adaptada por el director Olivier Assayas de su propia película de 1996, es una comedia-drama posmoderna con más giros que una baguette trenzada.


La oscarizada actriz sueca Alicia Vikander está fascinante en el papel de Mira Harberg, una estrella de Hollywood desilusionada tanto por las superproducciones de superhéroes que la hicieron famosa como por la cobertura de la prensa sensacionalista sobre su reciente ruptura sentimental. 

Aprovecha la oportunidad de escapar de Tinseltown y trasladarse a París para interpretar a la criminal Irma Vep, vestida con un traje negro, en una nueva versión de Les Vampires, la serie muda de Louis Feuillade de 1916 sobre una banda de ladrones.


El neurótico director del remake, René Vidal (Vincent Macaigne), es un misántropo con tendencia a las rabietas que, poco a poco, aprendemos que está obsesionado por su desgarrador pasado. Mientras tanto, Mira se sumerge tanto en su papel de villana ("pura maldad de forma sexy") que los límites entre ella y su personaje empiezan a difuminarse.


A medida que se desarrolla la serie, delirantemente audaz, el autor y su musa desarrollan un vínculo encantador. La acción fluctúa entre el original mudo, la película contemporánea dentro de una película y la realización de ambas. 

Los diálogos pasan del inglés al francés. Para hacerla aún más compleja y meta, Vikander también interpreta a la actriz original de VepMusidora, en flashbacks de la producción de 1916, mientras que Macaigne hace de Feuillade





Lo que comienza como una sátira chismosa del mundo del espectáculo -con cínicos ejecutivos, lacayos nerviosos y divas- se transforma gradualmente en algo más filosófico sobre la relación entre realidad y ficción, realidad y sueños, vida y arte. 

Hacia la mitad de la película, empiezan a suceder cosas mágicas. René ve fantasmas de su pasado. Mira descubre que podría tener superpoderes después de todo.


Se trata de un mundo encantador poblado por mujeres envidiablemente elegantes y hombres entrañablemente desventurados. La solitaria y perdida Mira entra y sale de la cama con intereses amorosos de ambos sexos. 

En el reparto destacan Jeanne Balibar como la hedonista diseñadora de vestuario ZoeDevon Ross como la hipster asistente Regina, y Lars Eidinger como el actor alemán Gottfried

Hay magníficas secuencias de canto y baile, escenas de sexo pervertido y suites de hotel que te harán soñar despierto con románticas mini vacaciones.


Esta serie, es vertiginosamente auto reflexiva y a veces peculiar, y está repleta de ideas. No las lleva a cabo todas, pero no se puede dejar de admirar el intento. 

Es pretenciosa, pero si un drama parisino no puede complacerse con escenas largas y habladas, qué puede hacerlo? La capital francesa tiene un aspecto deslumbrante. 




La dirección de Assayas es deslumbrante. Vikander es una delicia.

Probablemente no sea para todo el mundo, pero una vez que te adaptas a sus caprichosos ritmos, Irma Vep se convierte en una atracción veraniega muy cautivadora. 

Ingeniosa, sofisticada, no siempre acertada, pero rara vez menos que fascinante.

Valoración: ★★★★


*Serie disponible en HBO MAX*


Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente