El Techo amarillo (El sostre groc): un poco el símbolo de cómo se siente la víctima

 

De regreso al cine documental, la veterana directora Isabel Coixet (Mi vida sin mí La vida secreta de las palabras, mapa de los sonidos de Tokio), estrenó el 16 de diciembre en salas de cine, El techo amarillo.

En 2018 un grupo de nueve mujeres presentaron una denuncia contra dos de sus profesores del aula de Teatro de Lleida por abusos sexuales que tuvieron lugar entre los años 2001 y 2008, cuando eran unas adolescentes. Fue demasiado tarde. Por miedo, por vergüenza, porque tardaron mucho tiempo en entender y digerir lo que les había pasado, la denuncia llegó cuando el caso ya había prescrito y se archivó. El que no sabían es que a pesar de que el caso había prescrito, sus testimonios estaban abriendo una puerta en la que al mejor no todo estaba perdido.


Nacido de la indignación, de la rabia y de la incredulidad que le producía a Isabel Coixet el hecho de que a esas mujeres se les pudiera estar cuestionando lo ocurrido. El
 techo amarillo se compone de nueve capítulos. a través del testimonio frente a cámara de varias alumnas del Aula de Teatro de Lleida se introduce al público en el modus operandi de un depredador en serie. La clásica entrevista documental es acompañada de un material de archivo finamente seleccionado que permite la disección minuciosa del agresor y del entramado social de silencio, complicidad e incluso aceptación.


Cuenta que durante el confinamiento se topó con un reportaje hecho en el diario ARA,  Cuando leí el reportaje fue una historia que me tocó mucho: las voces de las víctimas, la manera que tenían de contar lo que les había pasado. Había algo en ese texto que me tocó profundamente, especialmente lo que narraba Cristina [una de las protagonistas del documental], que hace referencia al techo amarillo, por eso se llama así. Es un poco el símbolo de cómo se siente la víctima. Contacté a los periodistas y luego a ellas. Al principio no sabía muy bien qué quería hacer, si una ficción o un documental.  En el periódico no salían sus fotos, tan solo las iniciales, me dolió ver ese estigma de las mujeres que está todavía asociado a ser abusada. Hice unos zooms con las chicas porque quería contar su historia con ellas, lo propuse, lo pensaron… han sido muy generosas regalándome sus historias, su presencia y su todo


Este necesario documental coral da muestra no sólo de los numerosos abusos sexuales cometidos por Antonio Gómez, profesor y posteriormente director del centro, sino también, evidencia la importancia del cine como motor de cambio social, pues ha permitido que el caso sea reabierto a raíz de nuevas denuncias que no han prescrito y el proyecto cinematográfico de Coixet ha servido de prueba. 

"Lo cierto es que el caso se ha reabierto y el documental se ha entregado a fiscalía, en un pendrive amarillo. El Ayuntamiento de Lérida, después de ver el documental, ha decidido presentarse como acusación y volver a reabrir el caso. Así que, algo ya hemos conseguid…”

El techo amarrillo ha sido nominada al premio Goya como mejor película documental, ganadora del Premio RTVE-Otra mirada y presente en la 70 edición del festival de cine de San Sebastián en la Sección Oficial, fuera de concurso, en donde, al finalizar la función un coro de “yo si te creo hizo retumbar las pareces, las butacas y la pantalla de cine. 

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente