Las 5 mejores películas navideñas para todos los que odian la Navidad

 


Ya está aquí la Navidad, esa época cargada de reencuentros, regalos y luces que para muchos es la mejor del año … y para otros no tanto.

Cada vez son más los que intentan pasar de puntillas, y sufriendo, entre amigos invisibles, interminables cenas familiares, fiestas de empresa y décimos de lotería a compartir. El entretenimiento en estas fechas tampoco se libra de la invasión de renos y Papá Noeles, aunque siempre hay alguna excepción.

Así que, si eres de esos que está harto de encender la tele y solo ver especiales navideños o la típica película donde una chica de la gran ciudad encuentra el amor tras una visita inesperada al pueblo donde se crio, tranquilo, también hemos pensado en ti. 

Aquí tienes una lista de las 5 mejores películas navideñas para todos aquellos a los que no os gusta la navidad, quizás así podréis ver estas fechas de otro modo o, incluso, llegar a amarlas a vuestra forma gracias a un poquito de magia navideña.


El Día De La Bestia


Este clásico de Alex de la Iglesia nos lleva a Madrid, a la navidades de 1995 para ser más exactos. Allí, un curioso grupo de aventureros comandados por un cura (Alex Angulo) y un heavy (Santiago Segura) deberá impedir el nacimiento del Anticristo, que no tiene mejor idea que nacer el 25 de diciembre entre las torres Kio, y evitar así el fin del mundo.

Esta película combina perfectamente terror y comedia y juega con elementos típicos de estas fiestas para contarnos una versión de las mismas desde una perspectiva distinta, a pesar de que, en realidad, el abarrotado centro de Madrid dé mucho más miedo en estas fechas sin necesidad de demonios.

Sin duda una película de obligado visionado, con un ritmo trepidante que hará que no te levantes del sofá hasta el final.


Bad Santa


Esta amarga y oscura comedia nos cuenta la historia de Willy (Billy Bob Thornton), un amargado perdedor que se dedica a trabajar como Papá Noel en centros comerciales en los rincones más profundos y perdidos de Estados Unidos. Entre botellas de alcohol y aguantar filas interminables de inaguantables niños este curioso antihéroe tiene un sueño: robar la caja fuerte del lugar donde trabaja. Para ello se hará con la ayuda de Marcus (Tony Cox), su peculiar amigo que hace de elfo en sus performances.

La cinta se trata de un deprimente reflejo de la sociedad americana y el consumismo impuesto en estas fechas, apartándose por el camino de todo lo políticamente correcto.

Aun así, Navidad es la época del año en la que los sueños se cumplen, o eso dicen, así que, ¿Podrá nuestro desafortunado protagonista cumplir el suyo?

La vida de Brian


Nacer el 25 de diciembre nunca es una buena idea, normalmente te harán el típico 2x1 en regalos de cumpleaños y Navidad, pero, si naces en Belén y a la vez que un famosísimo profeta puede ser aún peor.

Esto le pasa a Brian, el protagonista de esta disparatada aventura, motivo por el que es confundido con Jesús de Nazaret y comienza a vivir una vida paralela a él, una vida que se convierte en su propio calvario motivada por sus pocas luces y el estrafalario retrato de la sociedad de la época.

Los Monty Python (casi) nunca fallan y esta inteligente sátira religiosa no iba a ser la excepción, memorable número musical final incluido.

Gremlins


En la lista de horribles regalos navideños hechos por parte de un padre a su hijo los Gremlins deberían estar bien arriba. Y es que ese entrañable peluche que vemos al principio de la cinta no tardará en sembrar el caos en el pueblo donde viven Billy (Zach Galligan) y su familia.

No mojarlo, no exponerlo a la luz directa y no darle de comer después de las doce de la noche son las tres reglas incumplidas que nos dan como resultado una de las mejores comedias navideñas de la historia. Cargada de humor, con dosis de terror y referencias al cine. Gremlins es obligatoria de ver, o volver a ver por quinta vez, en estas fechas.

Mención especial a la escena de los villancicos, una de esas que se te quedan grabadas en la memoria durante años.

Silent Night


Acabamos con algo totalmente distinto al resto, el plato fuerte de la noche, esa bandeja llena de polvorones que tu madre saca después de la cena para que termines de explotar.

Silent Night es una macabra slasher en la que un asesino en serie, enfundado en un traje de Santa Claus, siembra el caos en un pequeño pueblo americano durante la nochebuena. Todo se pone más interesante cuando la policía comienza a buscarle y las calles se llenan de personas vestidas de Papá Noel para celebrar el desfile anual de Navidad. 

Se trata de una moderna adaptación de un clásico de terror ochentero y bebe mucho de la original tanto en tono como en crudeza. No es una película para todo el mundo, asegúrate antes de verla de que un poco de sangre no vaya a estropearte la cena.

Publicar un comentario

Artículo Anterior Artículo Siguiente