top of page

Ane Odriozola: “Un homenaje a nuestro pueblo, Legazpia, y a nuestra historia. Cuenta cómo era la vida de nuestros antepasados. Es algo tan nuestro que debía ser narrado”


Después de autopublicar la trilogía ‘El secreto de Gibola’, la escritora guipuzcoana de 45 años presenta su cuarta novela ‘El valle del hierro’, de la editorial Planeta


Nacemos siendo grafito y nos convertimos en polvo de estrellas. Sin pulir, con bordes y asperezas, a lo largo de los años nos martillean, nos perforan, nos rellenan las fisuras del alma con sustancias vítreas en busca de la perfección absoluta. Por mucho tratamiento, gemólogos de nuestra propia piedra preciosa: la VIDA. Su belleza está en las impurezas de las emociones, aventuras, tragedias, en definitiva, experiencias que valen su peso en quilates. Ya lo decía Rihanna, “brillamos como diamantes en el firmamento”. Aunque intenten opacar la luz inherente o rompernos en mil pedazos, por naturaleza somos inquebrantables. A pico y pala y con una voluntad férrea, Ane Odriozola se ha abierto paso en un mundo de hierro y asfalto sin perder su fulgor.


Forjado a fuego, la paciencia y la perseverancia, los pilares sobre los cuales se fundamenta la prosa de esta escritora guipuzcoana. Reconoce que “hay que vender muchos libros para tener fama, por eso no me da tanto vértigo porque aún me falta un largo camino por recorrer”. Tras autopublicar la trilogía ‘El secreto de Gibola’, se encuentra promocionando su cuarta novela. Con un trasfondo histórico, ‘El valle del hierro’ es un thriller ágil, fascinante, cautivador, que nos traslada al corazón minero de Euskadi en el siglo XVI. Intriga, chantaje, lealtad y traición bajo el sello NdeNovela, de la editorial Planeta. Para Ane, “esto es un orgullo y un sueño, que te hace preguntarte si realmente está pasando. Pese a esto, sigo siendo la misma que en 2018”.



“He tenido suerte gracias al enorme trabajo que han hecho los historiadores de esta zona. Mucha de la información que he necesitado, me ha venido sobre todo en forma de libros y artículos, aunque también he visitado archivos para cosas más específicas como testamentos, partidas de nacimiento o de defunciones”, explica Ane Odriozola acerca de la labor exhaustiva, que ha llevado a cabo a la hora de documentar esta obra. Basada en hechos reales, concretamente en el milagro de la Cruz de Hierro, que aconteció el 3 de mayo de 1580, su última novela es “un homenaje a nuestro pueblo, Legazpia, y a nuestra historia. Cuenta cómo era la vida de nuestros antepasados. Es algo tan nuestro que debía ser narrado”.


Vitoria o La Rioja, un viaje inolvidable hasta el corazón minero de Euskadi. La minería, una profesión tan antigua y tan peligrosa como las mismas entrañas de la Tierra, además de sobre todo sacrificada y minusvalorada. “Aunque he tenido que documentarme en profundidad, es una tradición que conocía de toda la vida. La mina de Mirandaola está a veinte minutos andando desde mi casa. Lo difícil ha sido meter toda esa información en una trama de misterio”, afirma. Entre grutas y cavidades, el norte, como escenario principal, está presente a lo largo de la historia como un protagonista más y es que “la niebla, la lluvia y el frío hacen que sea más apetecible un crimen aquí que en el sur, en una Andalucía de sol, calor y flores”.


Estructurada en capítulos narrados desde el punto de vista de distintos personajes y jugando con dos líneas temporales, este thriller histórico maneja con soltura los ritmos de la intriga y nos mantiene pegados a sus páginas hasta descubrir los secretos que esconde el valle. “El fusionar la parte histórica con la de misterio, de manera que ningún estilo predomine sobre el otro mientras que el lector aprende sobre el siglo XVI sin darse cuenta, ha sido uno de los mayores retos que he encontrado a la hora de escribir esta novela”, señala esta prosista de 45 años, que se muestra entusiasmada por la idea de que en un futuro próximo, ‘El valle de hierro’ tenga una adaptación audiovisual. “Me encantaría. Sería otro sueño por cumplir, después de publicar con Planeta”, cavila.



La industrialización como sinónimo de patriarcalismo. Sin apenas tecnología, los hombres manipulaban el hierro sin cuestionamientos morales. Ane Odriozola, que ha cosechado varios premios en concursos de relatos en euskera y considera que “aunque escribo en español para que mis lectores pero especialmente mi madre me puedan leer, estoy a favor de que se escriban en otras lenguas cooficiales para que no se pierdan”, quería, desde un principio, contar su historia desde un punto de vista femenino debido a que “el siglo XVI es una época donde apenas tenían voz. A pesar de que no se les escuchaba y estaban en un segundo plano, existían mujeres fuertes. Esta novela es un homenaje a ellas, silenciadas que lucharon por lo que creían y sentían”.


“Un thriller que engancha desde la primera página y se lee en dos o un día y medio. Te atrapa, te deja en vilo mientras aprendes un poco de historia sin querer” es la premisa de ‘El valle del hierro’, la última novela de Ane Odriozola, una escritora que visita abril con una joya literaria. Esta gema de 520 incrustaciones está disponible en todas las librerías, tiendas y canales de venta de España. ¡El suelo temblará cuando los lectores conozcan los secretos que esconde el norte!.

106 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page