top of page

CLOSE, la nueva película de Lucas Dhont – Crítica



Lucas Dhont (Gante, Bélgica, 1991) es el director de esta película que se estrenará en España el 25 de noviembre. Galardonada con el Gran Premio del Jurado del Festival de Cannes 2022, es un drama que trata los temas de la amistad, la inocencia, y el paso de la niñez a la adolescencia.

Los protagonistas, Léo y Rémi, son dos chicos de trece años que han sido amigos desde pequeños. Juegan juntos, van siempre juntos, duermen juntos. Todo desde la inocencia de la infancia. Cuando llegan a la escuela secundaria, su cercanía llama la atención de los otros chicos. Les preguntan si son “algo más que amigos”, a lo que responden que no. A Rémi este suceso le da igual, pero a Léo no; empieza a sentirse incómodo con una relación tan estrecha, y se va alejando poco a poco de Rémi. Se distancian, y poco queda ya de la relación que antes tenían.

Rémi (Gustav de Waele, izq.) y Léo (Eden Dambrine, dcha.)


La película consta de dos partes claramente diferenciadas. La primera, en la que se puede ver el paso de la niñez a la adolescencia. Léo ya no quiere una amistad tan cercana, quiere más espacio. No quiere dejar de ser amigo de Rémi, pero quizá quiere una relación algo más madura. Ya no quiere jugar. Pero Rémi no lo entiende, y se siente rechazado. 

En esta primera parte hay luz, alegría. Paisaje bucólico, paseos en bicicleta. No hay de qué preocuparse. Qué bien estamos. Ojalá no se acaben estos momentos. Sin embargo, la vida también tiene su parte amarga. Llega el conflicto entre los chicos; la pena, la tristeza. El espectador puede llegar a emocionarse. Léo experimenta por primera vez inseguridad, y actúa sin tener en cuenta la sensibilidad de su amigo. La sencillez de Rémi genera ternura. Y su pesar, compasión.

Léo y Rémi con la madre de Rémi, interpretada por Émilie Dequenne

Sin embargo, la trama se transforma repentinamente y la película cambia de color. Lucas Dhont busca el shock en el espectador, mediante un giro quizá algo forzado. Se podrían haber explorado muchos caminos si la película hubiera seguido por otro lado. La sobresaliente actuación de Eden Dambrine (Léo) hace que esta segunda parte sea todavía interesante de ver, pero lejos de la primera parte. Se vuelve quizá algo repetitiva y demasiado emotiva, cuando no tenía por qué serlo.

En definitiva, Close es una buena película, pero no llega a ser lo que podría haber sido. La segunda parte cae con respecto a la primera. Lucas Dhont todavía es muy joven, y ya apunta maneras. Estemos atentos a este director. Como dice Peter Debruge, de Variety: “Dhont tiene una obra maestra dentro. Pero todavía tiene alguna cosa que madurar. Ya está muy cerca”.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page