top of page

Crítica Bailo Bailo, El Musical: una fantástica fiesta con amigos y sin ti en Madrid



Este espectáculo, dirigido por Federico Bellone y basado en la película de 'Explota Explota' de Nacho Álvarez, se estrena esta noche en el Teatro Capitol Gran Vía


Cumpleaños, despedidas de soltera, Halloween, Navidad, graduaciones de fin de curso o para conocer el sexo del bebé, a los españoles nos encanta reunirnos en torno a una mesa para festejar cualquier cosa. No ponemos ningún pero. Las excusas no nos sirven y sabemos lo que no puede faltar en estas celebraciones. Una lista de invitados, suficiente comida y bebida ¡no olvidarse de los hielos!, unos cuantos globos por aquí y unas cuantas serpentinas por allá, y sobre todo buena música porque sino te lloverán las críticas por ser un mal anfitrión. Capitol Gran Vía ya no es solo un Cinema Paradiso sino también una gran sala de fiestas, donde los asistentes podremos disfrutar de la dolce vita madrileña, la que hizo que Raffaella Carrà inmortalizara en nuestros corazones.


Producida por Valeria Arzenton, 'Bailo Bailo, El Musical' es una producción 'made in Spain', desde Madrid para el mundo. Basado en la película 'Explota Explota', del cineasta Nacho Álvarez, aunque con algunas licencias creativas y la incorporación de nuevas canciones, este show es único, electrizante, actualmente vintage pero sobretodo da buen rollo, es decir, es como dice Raffaella Carrà "una fantástica fiesta con amigos y sin ti", ya que cuando entras al teatro, dejas en la puerta los problemas y le cantas y le bailas a la vida. En efecto, Federico Bellone rinde el mejor tributo que se le puede hacer a la artista italiana en un escenario. Su esencia y su música, eternos en la Gran Vía bajo una lluvia brilli brilli.


Tal y como se dijo en publicaciones anteriores, este show presenta dos ejes narrativos bien definidos: la censura y la libertad de ser uno mismo. En el primer caso, el público forma parte de un programa de televisión de los años setenta, es decir, se rompe la cuarta pared y el elenco te hace partícipe. Es donde se disfrutan de las canciones más vertiginosas del espectáculo. Bajo el segundo concepto, el ritmo es más pausado y los espectadores asistimos desde nuestras butacas a una historia de amor, amistad y sueños por las calles de Madrid. Aquí es donde los intérpretes, a través de sus solos, nos muestran el alcance de su rango vocal. He de confesar que 'Bailo Bailo, El Musical' tiene el mejor inicio de una producción teatral.


Menos Tuca Tuca


Este espectáculo nos hace detenernos y reflexionar acerca de los problemas vigentes en nuestra sociedad actual. De ahí que aunque suceda en los setenta, es atemporal. La censura, el empoderamiento femenino, la libertad sexual, el uso de las lenguas cooficiales (si no estáis atentos, puede pasar desapercibido y es que en varias ocasiones a Jordi, interpretado por Naim Thomas, le dicen Jorge por lo de que el castellano es el único idioma de esa nación que es "España, ¡una, grande y libre!") y/o el abuso de los superiores son algunos de los temas musicalizados en el escenario. En relación a este último, se puede ver reflejado en el personaje de Naim Thomas. Un Harvey Weinstein patrio, que solo le faltaría pedirte un piquito, y que gracias a las dotes interpretativas del actor te genera grima y vergüenza. Gratamente me ha sorprendido el cantante y concursante de la primera edición de Operación Triunfo. 'Bailo Bailo, El Musical' es un alegato post #MeToo.



Ni 'Tuca Tuca' ni censura. Chete Guzmán es el censor de RTVE, el antagonista principal de la historia. Se nota sus tablas sobre el escenario y su formación en teatro clásico ya que la actuación del actor te impone, te genera pavor y te hace desear no tenerlo nunca como jefe en el trabajo. Además de este rol, interpreta pequeños cameos que te sacarán una sonrisa. Todo este NODO teatral está engalanado con un vestuario bien escogido y acorde a la época.


En una escala de grises, encontramos a Dani Tatay. Pedro se debate entre hacer caso a su padre o luchar por sus sueños y por el amor de María. Nunca había visto a Tatay en un teatro sino en la gran y pequeña pantalla y me ha sorprendido satisfactoriamente porque ejemplifica muy bien la dualidad en la que se encuentra su personaje. Él arranca el segundo acto con una canción retro, futurista y ecléctica. Es muy importante recordar que 'Bailo Bailo, El Musical' no es un show en torno a Raffaella Carrà sino a su música.


Más No le hagas lo que a mi


Como se ha señalado en párrafos anteriores, este espectáculo escenifica también la libertad de ser uno mismo. Los personajes femeninos son las paladines de este concepto tan vigente en la actualidad. Lydia Fairén, Natalia Millán y Pepa Lucas representan aquellas mujeres transgresoras, que rompieron el yugo al que estaban sometidas y sirvieron de inspiración a otras muchas. En efecto, encarnan la lucha, la fuerza y la esencia de Raffaella Carrà en un escenario rotativo, donde la ausencia de decorados no resta la reivindicación de sus canciones. Sin mucha escenografía, los espectadores viajamos en avión o nos damos un paseo en barca en el Retiro sin levantarnos de nuestros sitios. Ni cartón ni piedra, 'Bailo Bailo, El Musical' es una fiesta sin mucha parafernalia.



Al ser una comedia musical, en esta producción de Dreamcatcher no puede faltar el humor. Aunque este lado lo escenifica Pepa Lucas, su Carmen no solo te hará reír sino también te emocionará. ¡Preparad pañuelos!. Su solo es pura magia, ya que te pondrá los pelos de punta y un nudo en la garganta. He de confesar que unas cuantas lágrimas cayeron mientras me dejaba las manos aplaudiendo. A título personal, ¡muchas gracias por poner a la Región de Murcia en el mapamundi a través del primer personaje murciano de una producción teatral! ¡Un orgullo que le des voz a la tierra en la que unos cuantos "humoristas" en sus programas de televisión quieren convertir en meme!.


Con su amplia trayectoria profesional, Natalia Millán, la dama del Broadway madrileño, es la pura experiencia en el escenario. Aunque, simplemente mueva la mano, te quedas embobado porque te da una masterclass de interpretación en dos segundos. Su solo hará que quieras levantarte de la butaca y darle un abrazo por el sentío que le pone. Mientras que Lydia Fairén es una todoterreno, canta, baila, actúa, te emociona y es que el personaje de María le queda como un anillo al dedo.


Este espectáculo no sería una auténtica fiesta si no contará con un equipo de profesionales de la danza magnífico. No son solo bailarines sino que a través de las coreografías, interpretan un papel en la función. Te harán cantar y bailar con ellos. 'Bailo Bailo, El Musical' es el homenaje que se merece Raffaella Carrà. ¡Mucha mierda en vuestra noche de estreno! ¡Seguid explotando, explotando nuestros corazones como lo estáis haciendo!.

2881 visualizaciones0 comentarios

Commenti


bottom of page