top of page

Crítica | "The beekeeper", una joya de la acción

Se trata del número 1 en Prime Video España


Cartel de "The beekeeper". | La Unión, Costa Rica
Cartel de "The beekeeper". | La Unión, Costa Rica

¿Te gusta la acción y no sabes qué ver? En este artículo, recomendamos "The beekeeper". Se trata de una joya disponible en Prime Video. Engancha a la audiencia desde la escena de apertura hasta la escena final.


"The beekeeper" es un largometraje escrito por Kurt Wimmer y dirigido por David Ayer. Cuenta la historia de Adam Clay (Jason Statham), un apicultor que cuida y protege a sus abejas en una granja. En el pasado, formó parte de una organización secreta: los Beekeepers, por lo que cuando le roban dos millones de dólares a su vecina, una persona mayor, vuelve al grupo para vengarse. Así, descubre una red de estafas que se aprovecha de personas vulnerables.


Comienza con una presentación de personajes muy correcta, primero el protagonista y luego, dos personajes secundarios principales en la historia. a los pocos minutos, arranca la acción con la llegada del incidente incitador, cuando Clay decide actuar como un verdadero Beekeeper a pesar de estar retirado por querer una vida tranquila.


Tráiler oficial de "The beekeeper". | YouTube


El primer punto de giro es cuando Clay comienza a buscar a sus antagonistas, el punto medio es la reunión del verdadero antagonista, Wallace Westwyld (Jeremy Irons), con su equipo para acabar con el prota, y el segundo punto de giro es cuando el protagonista se cuela para acabar con su antagonista y ayudantes.


El clímax surge con el enfrentamiento del protagonista y del antagonista. El telón de fondo es corto pero lo suficiente para acabar la película sin ningún conflicto. En la última escena el protagonista se va tranquilamente, sabiendo que vuelve a su vida tranquila y a ser un apicultor de nuevo.


Adam Clay (Jason Statham) en "The beekeeper". | Diamond
Adam Clay (Jason Statham) en "The beekeeper". | Diamond

El tema de "The beekeeper" se encuentra en la subtrama de Clay con Verona (Emmy Raver-Lampman), la hija de su vecina, que al final es realmente de lo que trata el largometraje. Proteger a la colmena de los avispones. Está muy bien construido la metáfora de ser un apicultor y ser un agente secreto que lucha por proteger a la gente vulnerable.


Los personajes son totalmente distintos y se complementan unos a otros. Cada uno, tiene un mismo objetivo y llegan hasta él a su manera. También tienen su backstory y sus vidas personales y profesionales. Es más, el arco de transformación de los personajes Clay y Verona, sobre todo, es el adecuado, empezando siendo unas personas y acabando siendo otras, ya que uno estaba retirado y otra seguía fielmente las leyes.


Por otra parte, los conflictos (básico, interno, y de relación) de Clay cuentan con el poder de atrapar al público aparte de mantener el género de la película. Entre ellos, destacan el interno por ser el origen de todas sus decisiones hasta acabar con el antagonista.


Clay y Wallace en el clímax de "The beekeeper" | Prime Video
Clay y Wallace en el clímax de "The beekeeper" | Prime Video

Además, los diálogos, la ambientación y la dirección son lo más destacable de la obra aparte de la perfecta interpretación y la buena premisa. El largo mantiene la acción en cada escena. Sobre todo, los tres personajes principales, quienes cuentan con la misma motivación y, en el caso del antagonista, la contraria.


Se trata de una obra cinematográfica para quienes les gusta la acción y el suspense. Muy recomendada por el guion, la dirección y la interpretación.

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page