top of page

Crítica The Producers, El Musical: cuando Hitler conoció a Priscilla en la jaula de las locas


La comedia musical más premiada de la historia, dirigida por Àngel Llácer y Manu Guix, podrá verse durante diez únicas semanas en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid


75 años atrás, España daba la bienvenida a un género teatral querido y odiado por el público a partes iguales. Con muchas incertidumbres y emociones a flor de piel, los teatros madrileños abrían sus puertas al MUSICAL. Bajo la influencia del otro lado del charco, las producciones se americanizaron con su boom en la década de los setenta. Éxitos y fracasos se sucedieron para que la capital se llenase de carteles de neón, anunciándose como el Broadway español. ‘El Rey León’, ‘The Book of Mormon’, ‘Chicago’, ‘Mamma mia’ o ‘Bailo Bailo’ iluminan día tras día con sold out la Gran Vía y otros rincones de la ciudad, convirtiéndola en el Gran Camino Blanco de los sueños.


¡No siempre se cumplen 75 años!. El Nuevo Teatro Alcalá de Madrid no ha querido perderse este aniversario. Donde hay una tarta para soplar, hay botellas de cava descorchadas para brindar. Este emblemático escenario se viste de gala, desplegando su alfombra roja, para hacer entrega de un regalo peculiar. Durante diez únicas semanas, el público podrá asistir a una fabulosa fiesta en ‘The Producers, El Musical’. Risas a lágrima viva, este espectáculo multipremiado (Tony, Oscar y Emmy), basado en la película homónima de 1967 de Mel Brooks y versionado en varias ocasiones como la de Santiago Segura y José Mota, es divertido, hilarante, electrizante, elegante y con un humor voraz, que no dejará a nadie la campanilla sin mostrar. Un obsequio con un envoltorio de los clásicos de Broadway, que llenará la ciudad de lentejuelas, plumas y rosa de color y no de espinas.



‘The Producers, El Musical’ juega con sutileza el factor sorpresa al igual que The Book of Mormon. Fui totalmente a ciegas y no sabía realmente lo que me podría encontrar en el escenario, tras caerse la venda de los ojos, descubrí una sátira sobre el nazismo bien construida con reminiscencia a ‘Jojo Rabbit’. Con un humor ácido, inteligente, de doble sentido y muy bien llevado hace que este show sea especialmente único a diferencia de los que se pueden ver en la capital. En el inicio de su segundo acto, hace uso de 'la ruptura de la cuarta pared', haciendo al público partícipes de un momento sin desvelar. Lo más perspicaz es que es un ‘meta-espectáculo’ cargado de referencias a otros musicales y programas de televisión. Un CONSEJO: no leer el argumento, dejarse llevar, soltarse el pelo y el disfrute será de verdad.


En tiempos de oscuridad e incertidumbre, espectáculos de este tipo son necesarios porque son luz y claridad. No es una fiesta cualquiera, es el Día del Orgullo versión teatro. Color, brillantez, ritmo, elegante provocación, respeto y visibilidad a un colectivo oprimido, una comunidad a la que han intentado desplumarles las alas, pero que ha resistido y sobrevivido como el himno de Gloria Gaynor. Rosa para mentes en blanco y negro y libertad para amar sin condiciones. Es curioso como dos mundos históricamente opuestos, convergen en una misma realidad en el escenario, gracias a un guión basado en la tolerancia y el cariño, cuya moralina es luchar por los sueños siendo siempre uno mismo. ‘The Producers, El Musical’, en definitiva, es un cóctel donde se mezcla el nazismo satírico, la energía desbordante de ‘Priscilla, reina del desierto’ y la locura de ‘La jaula de las locas’.



Es un espectáculo en el que se cuida el mínimo detalle. Un vestuario austero, pero a su vez lleno de matices, estiloso, sexy, rompedor que juega con las luces y el confeti en una escenografía evocadora, que te traslada al instante a Nueva York, sin necesidad de pisar sus calles. Una oficina neoyorquina, un teatro de la Gran Manzana o un apartamento en la zona más rica de la ciudad, son las escenas por donde deambulan, cantan y bailan los intérpretes. En relación a las coreografías son muy clásicas, muy de Broadway, desde el claqué a los ritmos más de jazz o de cabaret, convirtiéndose en la pareja perfecta de la música en directo.


Teniendo buenos ingredientes y una receta que lo asemeja a un refinado postre francés, que llevarías a cualquier fiesta (pese a que sus condimentos son dispares, hornean un guión dulcemente delicado y picante, que devorarás una y otra vez ¡palabra de MasterChef!), es importante unos “cocineros” a la altura. ‘The Producers, El Musical’ cuenta con un elenco souffle. Aunque no había visto trabajos anteriores de Armando Pita, Ricky Mata y Mireia Portas, me han sorprendido satisfactoriamente porque son un trío, en sintonía, carismático, gracioso, que te harán amar, llorar-reír y querer formar parte de esta pandilla de desgraciados. Mención especial a Àngel Llácer, que además de dirigir junto a Manu Guix, Enric Cambray y Gerard Alonso, firma un personaje intenso, paródico, galego, que nada más pisar el escenario, verás el show a carcajadas, es decir, es su participación en ‘Tu cara me suena’ a mil revoluciones por segundo. Bittor Fernández para quitarse la peluca también.



“Es la bomba. Uno de los espectáculos de la temporada. Es divertidísimo, talentosísimo, una maravilla que nadie puede perderse”. Si no os han convencido estas palabras del comediante, Carlos Latre, uno de los invitados de honor a esta fiesta con el que pudimos hablar días después, ponte tus mejores galas y disfruta de The Producers, El Musical, una experiencia sin igual, que no puedes dejar pasar. Diez semanas en las que el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid ¡lo hace todo gay!.

162 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page