top of page

Crítica | "Rojo, blanco y sangre azul", una comedia romántica muy 'queer'

En menos de una semana es top 3 en España


Álex y Henry en el tráiler de "Rojo, blanco y sangre azul". | YouTube


La película "Rojo, blanco y sangre azul", escrita y dirigida por Matthew López y basada en la novela, que tiene el mismo título, de Casey McQuiston, es diferente a las demás (nunca mejor dicho) por varias razones. Entre ellas se encuentra el tema del largometraje: la orientación sexual en la Corona británica y en la presidencia estadounidense.


Sobre todo, relata una relación LGBT+ de una manera respetuosa, sensible y activista. A pesar de lo bien trabajada que está esta parte, hay algo que no termina de convencer. Es decir, está tramada tan rápida que se olvida de datos importantes que podrían haber ayudado a comprender bien lo ocurrido entre los protagonistas. Tal vez hubiera sido mejor llevarla a una serie.


Álex y Henry en el tráiler de "Rojo, blanco y sangre azul". | YouTube


Por otro lado, un gran acierto es mantener la esencia de la novela de tal forma que Álex (Taylor Zakhar Perez) y Henry (Nicholas Galitzine) se comunican mediante correos electrónicos en la pequeña pantalla.


La escena en la que Álex sale del armario con su madre, la presidenta de los EE. UU., Ellen Claremont (Uma Thurman), es muy inclusiva debido a que hablan de otras orientaciones sexuales o identidades de género menos visibilizadas, como la pansexualidad y el género fluido.


También es muy adecuado, para el tiempo que estamos, el discurso que da Álex en una rueda de prensa acerca de cómo decirle al mundo quién eres o no, ya que cada persona lo lleva de distinta forma. Una escena muy emotiva para la comunidad LGBT+.


Álex y Henry en el tráiler de "Rojo, blanco y sangre azul". | YouTube


En cuanto al guion, el largo sigue más o menos una estructura clásica, con su incidente incitador, sus dos puntos de giro y su clímax.


El detonante es el acercamiento que consiguen metiéndose los dos en una habitación pequeña de un colegio porque hay amenaza de disparos. Desde entonces ambos se tratan de otra forma, puesto que creían que uno era borde con el otro, y se van enamorando.


El primer punto de giro es el beso que le planta Henry a Álex para no explicarse con palabras, el punto medio es cuando Henry llega de sorpresa al hotel donde se aloja Álex, y el segundo punto de giro es que se filtran los correos que se enviaban, por lo que se pone en peligro todo.


Tráiler oficial de "Rojo, blanco y sangre azul". | YouTube


El clímax es que Álex y Henry deciden seguir adelante con su relación también gracias al apoyo de la gente LGBT o aliada que ven desde una ventana de la habitación donde transcurre la decisión definitiva.


Respecto a la resolución, el guion es correcto porque cierra con la trama secundaria, que son las elecciones de Estados Unidos; y la escena final sabe a poco, simplemente acaba en que los dos entran en la humilde casa de Álex y Henry le suelta un comentario gracioso.

Comments


bottom of page