top of page

La mujer que quería ser artista y se convirtió en estrella



La actriz, cantante, bailarina y presentadora de televisión, Concha Velasco, ha fallecido este fin de semana en la localidad madrileña de Majadahonda, a sus 84 años


El tiempo se detiene. Días y noches de lágrimas, besos, abrazos, condolencias y bonitas palabras para recordar. Concretamente tres. Cuando termina el sepelio, el mundo se reanuda excepto para los familiares que acaban de perder a un ser querido. ¡Qué triste cuando la muerte te lo arrebata! Lo que nadie te dice es que cuando esa persona se va, una parte de tu alma va con ella y que ya no somos los mismos que antes de la tragedia sino que poco a poco nos convertimos en tazas de té apostilladas. Maldecimos a los dioses o al telar del destino, pero al final es ley de vida y la aceptamos como a una vieja amiga que nos acompañará en nuestra próxima aventura.


“No me esperaba en ningún momento esto y temía este día. No pensaba que fuera a ser tan bonito con todo lo difícil y duro que es. Estamos muy agradecidos del amor, cariño y respeto que estáis teniendo con nosotros”, ha señalado Manuela Velasco, sobrina de Concha Velasco, durante el funeral de su tía. A pocos días de que acabe el año, 2023 se despide de una mujer que quería ser artista y se convirtió en estrella. La actriz, cantante, bailarina y presentadora de televisión, ganadora del Premio Nacional de Teatro, Goya de Honor y Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes y en el Trabajo, ha fallecido este fin de semana en la localidad madrileña de Majadahonda, a sus 84 años, rodeada de sus hijos, a consecuencia de un linfoma.


Concepción Velasco Varona, conocida artísticamente como Concha Velasco, nació el 29 de noviembre de 1939 en Valladolid. Hija del comandante de caballería Pío Velasco Velasco y de la maestra María Concepción Varona García de Mardones. En una España entreguerras, ella no quería ser ama de casa tal y como se asignaba a las mujeres de la época sino que deseaba dar el cante. Desde muy pequeña, su sueño era ser artista. Estudió Danza Clásica y Española en Madrid, en el Conservatorio Nacional desde los 10 a los 20 años. Se estrenó como bailarina en el cuerpo de baile de la Ópera de La Coruña y en la compañía de Manolo Caracol como bailaora flamenca.



Medalla de Oro de Madrid por ser una madrileña de adopción, siempre ha estado orgullosa de sus raíces vallisoletanas, pese a los kilómetros de distancia que las separaban de su tierra natal. En 2017, el Consistorio le concede la distinción más importante de la ciudad. A través de su cuenta de Twitter, esta institución ha mostrado su condolencias por el fallecimiento de la que será siempre “una muchachita de Valladolid”. Tras una misa solemne en la Catedral de Ntra. Sra. de la Asunción, rodeada de sus seres queridos y ciudadanos de la localidad, Concha Velasco ha sido enterrada en el Panteón de los Ilustres del Cementerio de El Carmen junto a Miguel Delibes, José Zorrilla y Rosa Chacel. A fin de cuentas, era una mujer del Renacimiento, una todoterreno que ponía toda su alma en lo que hacía.


“Era una persona excepcional, cariñosa, respetuosa. Una artista ilustre, pero sobre todo la mejor madre del mundo”, recalcó el director de cine e hijo de Concha Velasco, fruto de su relación con el director de fotografía Fernando Arribas, Manuel Martínez, a las puertas del Teatro La Latina, donde tuvo lugar la Capilla Ardiente. Se casó el 18 de abril de 1977 con Paco Marsó, con quien tuvo a su hijo Francisco Martínez. En 2005, se divorció del productor teatral.



Concha Velasco era de esas actrices que hasta en los silencios te transmitía sus emociones. El teatro fue como su segunda casa. Debuta en la revista ‘Ven y ven al Eslava’, realiza varias comedias más durante los 60 y es durante una representación de 'Don Juan Tenorio', cuando conoce a su futuro marido. En 1986, prepara el montaje del musical ‘Mamá, quiero ser artista’, todo un éxito que le reporta una gran popularidad. También, estuvo de gira con la adaptación española de la obra de Broadway ‘Hello Dolly!’. En 2014 fue declarada miembro de honor de la Academia de las Artes Escénicas de España y recibió el Premio Nacional de Teatro el 23 de noviembre de 2016. Junto a su hijo Manuel, él como director, ella como actriz, participó en varias producciones teatrales en la emblemática La Latina.


La actriz y cantante, Ana Belén, que pertenecía al círculo más cercano de la artista, ha afirmado que “te quiero y gracias por todo”. El actor José Sacristán, que asistió a la Capilla Ardiente de su gran amiga, destacó que “la puñetera lo abarcaba todo: géneros, medios, lo que se terciaria. Ha sido una de las, con perdón por el término, correas transmisoras de emoción más luminosas que ha dado este país”. Totalmente de acuerdo. Además de subirse al escenario, Concha Velasco, apodada 'la chica ye-ye', interpretó varios papeles en el cine. Fue una chica de la Cruz Roja. Trabajó junto a destacadas personalidades del Séptimo Arte como Alfredo Landa o Tony Leblanc. En 2012 recibió, por toda su trayectoria cinematográfica, el Goya de Honor.



Curiosamente, descubrí a Concha Velasco por su faceta televisiva, aunque anteriormente canturreaba sus canciones en el karaoke con los amigos. He de decir que es de esas personas que me hubiera gustado entrevistar alguna vez en la vida porque es una persona con un gran corazón, que transmite mucha carisma y pasión por su profesión. Participó en ‘Gran Hotel’, ‘Las chicas del cable’ o ‘Velvet’, donde coincidió con Paula Echevarría, que ha matizado que “haciendo reír a quienes estaban contigo. Siempre cariñosa. Te admiraré y te querré para siempre”. También, tuvo sus pinitos como presentadora de televisión en ‘Cine de barrio’.


Como expresó Antonio Banderas, “cae el telón para la gran Concha Velasco. Nos levantamos para darle un aplauso emocionado, la ovación a toda una vida de amor a su profesión”. El firmamento cuenta con una nueva estrella que brillará para siempre. No es un adiós, es hasta que nos volvamos a ver y bailemos ‘ye-ye’ eternamente.

45 visualizaciones0 comentarios
bottom of page