top of page

Crítica de La Zona de Interés | o la zona del DESinterés

Hace unos meses tuve la oportunidad de ver la nueva película de mi querida productora A24 en el festival de SEMINCI, “La Zona de Interés". Con gran entusiasmo, entré a la sala, emocionado por ver lo que iba a pasar, pero al terminar la película, me fui con gran descontento y agotado por la frustración de haber presenciado semejante decepción.


Antes que nada, debo aclarar que esta es mi opinión; si tú amaste la película, ¡está bien! La película narra la vida de la familia alemana de Rudolf Höss, el director del campo de concentración de Auschwitz. Es en esta historia donde se nos presenta una faceta aún no explorada y demonizada en el cine: la vida cotidiana de los villanos, la oscuridad y la frialdad.


Un relato nunca antes visto

Hay que reconocer que este relato no se había presentado antes en el cine. Utiliza a los villanos por excelencia de la historia, los nazis, y muestra su lado más cotidiano y normal: el día a día de una familia que vive junto a un campo de concentración. Para ellos, esta situación es totalmente justificada y habitual. Se crea así una normalidad dentro de un ambiente monstruoso y deshumanizado, ocultando la maldad a través de la rutina y acostumbrando al espectador a esa situación hasta el punto de normalizar el relato.


A veces, menos es menos

Sí, entiendo que estamos acostumbrados y cansados del cine rápido y superficial de Hollywood que te lo explica todo claramente, pero eso no es excusa para que el cine pierda su esencia de contar una historia. Debo admitir que nunca he sido fan de ninguna obra artística que se centre en lo cotidiano, y mucho menos en el cine.


Está bien mostrar la coexistencia de lo mundano con lo más oscuro del ser humano, pero ¿eso es todo? ¿Es en serio? No se necesita una hora y 46 minutos de mi tiempo para explorar tan superficialmente esta gran idea. Resulta mediocre, pobre y carente de creatividad.



¿Cómo ha ganado esto el Oscar?

Espero no sonar arrogante ni pedante al escribir esto. No estoy diciendo que tenga un mayor conocimiento sobre cine que la Academia, ni mucho menos. Pero personalmente, considero que había películas mucho más potentes que merecían el Oscar a mejor película extranjera, como La Sociedad de la Nieve (J.A. Bayona, 2023) o la no presentada Anatomía de una Caída (Justine Triet, 2023).



Ambas películas muestran una historia visual y sonoramente impactante que no se limita a un solo concepto o idea, como parece hacer "La Zona de Interés" (Jonathan Glazer, 2023).


En conclusión

Sobrevalorada, mediocre y olvidable. Estos son los adjetivos que utilizaría para describir esta película. Si te despierta curiosidad, adelante, no la descartes, la sinopsis y la idea de la película pueden resultar intrigantes, pero en mi opinión, se queda solo en eso.


20 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page