top of page

TO LESLIE | Un pulso contra Sísifo en pleno sur estadounidense


Con una apertura donde nos acunamos con la característica voz de Dolly Parton, descubrimos a Leslie, una madre soltera y alcohólica que un día recibe un golpe de suerte: gana 190.000$ en la lotería. Sin embargo, seis años después, regresa al lugar que la vio crecer e involucionar, y donde las rencillas casi o más fuertes que las adicciones.


UN GOLPE DE SUERTE


Tras una breve retrospectiva durante la introducción, conocemos la vida de Leslie (Andrea Riseborough) con pequeñas pinceladas. Sureña, sin un trabajo estable, con un niño y una relación casi inexistente con su estricta madre, de la noche a la mañana, su vida cambia de un momento a otro: Leslie es la ganadora de 190.000$. 


Cuando le entrevistan y le preguntan: ¿Qué hará ahora con el dinero?, responde sin dudar que hacerse con una casa para su pequeño y que éste cumpla su sueño de tener un grupo de música. Sin embargo, seis años más tarde, regresa al piso donde vive su hijo (quien sigue siendo menor de edad) y quien, finalmente, la envía al pueblo de donde provienen, donde será recibida con cierta cautela y animadversión. 


LA DUREZA DEL PASADO

Tras este preludio, desgranamos poco a poco y con mayor detalle el por qué Leslie es una persona non grata para determinados residentes de aquel pueblo: la adicción a veces es más fuerte que ella y la lleva a la traición, a jugar bajo unas reglas propias que le castigarán conforme vaya actuando. 

Sin un lugar donde guarecerse, llega hasta el hogar de Nancy (Allison Janney) y Dutch (Stephen Root), una pareja que acoge de la protagonista a regañadientes, sólo gracias al cariño que le guardan a James (Owen Teague), el hijo de ésta. Aunque Leslie acepta (también de mala gana) las normas de este nuevo hogar, las trasgrede en cuanto puede. 


Y de nuevo, el patrón que tanto pesa sobre ella ejerce el mismo efecto: no ser aceptada allá adonde va, dando tumbos hasta su final. Sin embargo, la suerte de Leslie no parece terminarse, pues Sweeney (Marc Maron), el regente de un motel del pueblo, le da trabajo como camarera de piso. ¿Aprovechará esta oportunidad, ya que parece la definitiva? 


UNA ACTUACIÓN MÁS QUE DESTACADA

To Leslie es, sin duda alguna, una de las cintas que más polémica ha traído antes de la celebración de los Oscars 2023 el próximo 12 de marzo. Encarnando a Leslie, Andrea Riseborough está nominada a un Oscar como mejor actriz, a pesar de no haber mantenido una campaña previa como otras de sus rivales por la estatuilla. To Leslie es una película independiente que ha crecido en interés, tanto por el boca a boca entre artistas relevantes (como Kate Winslet o Jennifer Aniston), como en sí por la pulida actuación de Riseborough. 


A pesar de que la cinta de Michael Morris narra una historia delicada, donde no debemos caer en prejuicios fáciles. Ves claramente la complejidad y el pozo en el que Leslie está metida desde más tiempo del que ella será consciente, pero de igual manera se siente superficial y cargante. Te acaba dando un poco igual tanto si acaban bien, como si se dan de bruces contra lo que parece inevitable. 


Lo que salva, a mi juicio, a esta película, es la interpretación de Riseborough, encarnando a una mujer que hace lo mejor que puede, con sus cargas previas, y que se ve a sí misma como una niña, pero que, finalmente, tiene que aprender a crecer en un mundo siempre hostil. 


7 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page