top of page

TOP GUN MAVERICK, la nostalgia llevada al blockbuster (y muy bien hecho) – Crítica



Un Tom Cruise mayor vuelve al lugar donde vivió sus mejores años para pilotar en una misión donde se necesita al mayor experto. Maverick no solo tiene que enfrentarse a las exigencias de esta, también se ve afectado por ese viaje al pasado, y su lucha por mantener las emociones a raya mientras se prepara para un cometido que puede no tener billete de vuelta incluido.

Hay dos cosas que permiten que Top Gun: Maverick reciba tanto el reconocimiento de un buen blockbuster como el de una honorable secuela al clásico de 1986. Efectivamente, el estrenado hace 36 años. Pero estamos en la era de las precuelas, de los remakes, de los reboots; de traer de vuelta todos aquellos recuerdos de las mejores películas de los ochenta y noventa. Nos gusta Cobra Kai. Nos gusta Jumanji. Nos gusta Cazafantasmas. Nos echamos las manos a la cabeza con Footlose. Y ahora tenemos Top Gun.

“Las interpretaciones son fantásticas, las secuencias de acción increíbles, y realmente hace mejor a la película original con la forma en la que añade la historia de Maverick”. Estas son las palabras de Collider, que podría tomar para reflejar mi propia opinión sobre Top Gun: Maverick.



En términos de entretenimiento, la película dirigida por Joseph Kosinski no deja atrás el factor “película de acción”. Algo que no hay que esperar para ver en el final, porque esta segunda parte ya viene atada con espectaculares escenas que van desde el inicio hasta el cierre. La presencia de Cruise es otra forma de asegurar la adrenalina al público, con ese personaje rebelde que va tentando los momentos de sorpresa. Algo que resulta en una propuesta igualmente cómica – por el descaro y relaciones con otros personajes – y emotiva, al cruzar lo ocurrido en el pasado y poniendo a prueba los miedos de Maverick.

Dichas escenas de aviación no se quedan muy lejos de la realidad. A parte de contar con la tecnología más avanzada para hacer que el procedimiento de pilotar se viera bien en pantalla, Cruise sometió a las nuevas caras del reparto al curso de “Entrenamiento de supervivencia de aviación naval” en San Diego. Esto supone un gran añadido a los papeles de cada uno de los pilotos, construyendo una mejor experiencia visual sobre bases realistas.



El añadido nostálgico forma parte de ese bonus para hacer crecer Top Gun: Maverick como película que juega al blockbuster, pero en formato de secuela para rendir culto a su original. Los cameos de personajes muy queridos, los flashbacks en forma de imágenes o la aparición de mismos escenarios llevan al fandom a la parte más sentimental. Todo ha cambiado, pero hay algo del pasado que sigue presente.

Cuando te sientas en la butaca (absolutamente necesario ver esta película en cines) y se apagan las luces para dar paso a la música inicial, no es un gran reto dejar las dos horas y diecisiete minutos pasar de largo. Top Gun: Maverick ha estado cuatros años en desarrollo para ofrecer una asombrosa película que solo deja con una palabra en mente. La palabra es satisfacción.

Este jueves 26 de mayo, la segunda parte de este icónico clásico llega a los cines españoles, y de verdad, no se puede dejar pasar la oportunidad de ver esta película en la gran pantalla.

–      – Anabel Estrella

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page