top of page

True Story España es (además de un interesante nuevo formato) una agradable sorpresa


Este Viernes 11 de Noviembre llega a Amazon Prime “True Story España”, la nueva, y acertada, apuesta del gigante del streaming por los programas de entretenimiento en español después de un historial marcado por igual por victorias y derrotas.


El formato, que mezcla realidad y ficción con soltura, consta de seis episodios de una media hora de duración, lo suficiente como para que su esencia de conversación de bar resulte entretenida y no caiga en lo cansino de la misma. En este peculiar bar nos recibe la buena dupla formada por Ana Morgade y Arturo Valls, correctos echándose algún capote en momentos de necesidad y sin intentar quitar el protagonismo a los invitados. Por allí pasarán caras conocidas de distintos ámbitos de la sociedad española, desde futbolistas a cantantes y actrices, para contarnos las que, y en ocasiones solo según ellos, son las mejores historias que han vivido.


El programa parte de algo real y cercano, casi familiar, como una anécdota que cualquier amigo te contaría y evoluciona a lo que para mi es uno de sus grandes fuertes: la recreación en ficción de dichas historias.





El encargado de dirigir con atino estos segmentos es Secun de la Rosa, que realiza una gran labor al echarle un toque de sal personal a estas historias, tomándose su tiempo incluso para incluir algunos gags, provocando, muchas veces, que quieras volver a la parte ficcionada en vez de sentarte en el bar con los presentadores y el invitado. Mención especial también para el reparto actoral de las recreaciones que, aparte de tener méritos propios para poder ser invitados por si mismos, se implican al máximo para hacerte entrar en las historias de los demás de una forma espectacular. Además, los seis episodios contienen divertidos cameos que huelen a algo más, como si de un teaser de invitados de una posible segunda temporada se tratasen.


En definitiva, esta nueva incursión de Amazon en los programas de entretenimiento es más que satisfactoria. El formato funciona y entretiene sin querer ser, en ningún momento, más de lo que es: un programa divertido para todo el mundo. Además resulta bastante favorecido por ese toque patrio de conversación de bar entre amigos que se le da, jugando incluso con ese misticismo cómico de querer recrear algo de una forma más espectacular de la que en realidad pasó. 


Seguro que no es la última vez que oímos hablar de “True Story España” y me alegro de ello, tanto por la frescura de su propuesta como por su autoconocimiento, sabiendo aprovechar sus puntos fuertes sin dejarse caer en los débiles, aunque quizás se eche de menos algo más de riesgo al escoger los invitados e historias, viendo una clara diferencia de nivel e interés entre algunas de ellas.

4 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page