top of page

Yves de Villegas: “Es más que un thriller. Una historia de amor, que trasciende las dificultades de la orientación sexual y las diferencias culturales entre una escocesa y una japonesa”


Después de ‘Nora Frost’ y ‘Rara en Marte’, el escritor medio bretón y santanderino de 52 años presenta su primera ficción para adultos, ‘La salamandra desnuda’, de la editorial Planeta


Chuchu. Nuestra vida es como un viaje en tren. Un boleto solo de ida por raíles en línea recta, zigzagueantes o incluso con algún que otro bache. Pasajeros, que arrastran o llevan sobre sus espaldas pesados equipajes, van de un vagón a otro, diciendo “hola” y “adiós”, dejando su impronta huella en nosotros. Sin vuelta atrás y con un mismo destino, viajamos por este paseo de llegadas y partidas, de alegrías y tristezas, de amor, amistad y sueños, pero también de desamor, deslealtad y fracasos hasta el incierto desembarque. Una espera en la que mientras tanto tenemos que vivir esta aventura lo mejor posible, aunque sigamos sufriendo accidentes, con el que está sentado en el asiento de al lado. Ventana o pasillo, Yves de Villegas, experto ferroviario, está a bordo de un Shinkansen, disfrutando de su camino a gran velocidad.


Viajes de ficción y realidad. La constancia, la minuciosidad y el cariño, los pilares sobre los cuales se sustenta la prosa de este novelista medio bretón y santanderino. Reconoce que “la escritura no tiene una recompensa asegurada. Uno tiene que hacerlo por el puro placer y no con un objetivo económico”. Tras publicar ‘Nora Frost’ y ‘Rara en Marte’, “de las que me siento orgulloso. Seguiré escribiendo también para un público infantil-juvenil”, se encuentra promocionando su primera ficción para adultos. Con un trasfondo erotico, ‘La salamandra desnuda’, presentada al Premio Azorín aunque no resultase ganadora, es un thriller ágil, magnético, bello, cautivador, lleno de acción, que nos traslada desde las luces de Kioto hasta las sombras de la Yakuza, con Japón como protagonista absoluto. Intriga, venganza, pasión y romance bajo el sello NdeNovela, de la editorial Planeta. Para Yves de Villegas, “al principio no me lo creía, me pareció un milagro. Es entrar en Primera División en todos los sentidos. Cuento con un equipo de promoción, venta y diseño fabuloso con el que estaré siempre agradecido”.


“Es más que un thriller. Una historia de amor, que trasciende las dificultades de la orientación sexual y las diferencias culturales entre una escocesa y una japonesa”, matiza Ives de Villegas. El romance entre Yuriko y Alice, las protagonistas de esta novela, nos acerca a la realidad de las personas LGTBI en Japón, “a diferencia de los países europeos, salirse de la homogeneidad social no está bien visto porque consideran que destacar es algo negativo, es decir, unido a la condición sexual hacen que esta comunidad encuentre ciertos problemas aquí”, concretamente las chicas lesbianas y bisexuales. En efecto, ‘La salamandra desnuda’ es un golpe en la mesa no solo por este tabú sino también frente al destino trágico, que muchas veces parecen estar condenadas parejas del mismo sexo en la ficción, ya que su autor lo sortea con maestría audiovisual.



De profesión ingeniero de caminos y profesor universitario y con una breve formación en producción cinematográfica, “no lo hago de forma voluntaria. Cuando leo, pienso en cómo trasladar esas historias al celuloide. Esta novela está organizada en planos y secuencias en vez de capítulos”, este escritor de 52 años nos mantiene en alerta desde el principio ante la amenaza constante de la Yakuza, “una mafia variopinta, que a diferencia de otras, sus miembros y empresas están censadas y una o dos veces al año, salen semidesnudos por las calles, mostrando sus imágenes y cuerpos tatuados. Lo más característico son sus códigos de honor que los aplican a rajatabla: no matar a familiares de rivales y civiles ni portar armas de fuego. Una riqueza que tenía que plasmar en mi obra”. Gracias a sus escenas de acción frenética, no tendremos tregua a la hora de dejar esta ficción, en la que “he disfrutado mucho durante todo su proceso de escritura. No me ha resultado difícil encajar todos sus elementos sino que ha sido apasionante”.


‘La salamandra desnuda’, con un regusto a Okonomiyaki y a Bentō, retrata Japón con la destreza, rigor y admiración de un autor, que ha trabajado durante años en varios países de Asia y que profesa una gran pasión por el continente asiático, por su gente y, sobre todo, por el estudio de las diferencias socioculturales. Yves de Villegas presenta en esta novela un escenario inusual, tan fascinante como peligroso. A pesar del riesgo, el lector querrá quedarse a vivir en sus páginas, atrapando a todos los amantes de la cultura japonesa entre sus solapas. “Sin ninguna duda, los ryokan, hoteles rurales, muchos de ellos con sus osen, sus aguas termales, enclavados en montañas nevadas y rodeados de bosques. Una experiencia que no olvidarás jamás en la vida”, recomienda.



“Me sorprendió la cantidad de capas de cebolla que desconocía de sus tradiciones y de su forma de pensar. Se podrían escribir más de trescientos libros sobre las peculiaridades japonesas, que son entre maravillosas y terroríficas”, explica este novelista que considera que la cultura sagrada del agua es lo que más “me llama la atención de Japón”. Entre viajes y exportaciones, del país nipón se enamoró al instante, aunque recalca que “es una sociedad completamente distinta a la nuestra en muchísimos aspectos, algunos de ellos difíciles de comprender por los españoles porque son duros y otros por contra, fascinantes”.


“Los que busquen una historia de amor que luche contra viento y marea o un relato trepidante en un país lejano y exótico”, entonces no os podéis perder ‘La salamandra desnuda’, la última novela de Ives de Villegas, un escritor que visita este mes de amor a la literatura con un origami de 376 dobleces. Está disponible en todas las librerías, tiendas y canales de venta de España. ¡La temperatura estará caldeada cuando los lectores conozcan de cerca la pasión nipona!.

88 visualizaciones1 comentario

1 Comment


Guest
Apr 24

Leimos este libro durante un viaje en Madrid. Lo disfrutamos muchísimo, tiene ritmo, suspenso, acción, giros inesperados.

Señor de Villegas ¿porque no lo dio por terminado en el capítulo 37 “…suave pero firme” y nos evitó ese final mojigato y penoso?

¡Mostró tanta audacia, tanto conocimiento, tanta habilidad para el relato erótico!

Que pena!

Like
bottom of page