top of page

[Crítica] Annabelle vuelve a casa



La tercera parte de Annabelle nos propone la llegada de la muñeca a la casa de Los Warren. Gary Dauberman, el guionista de Annabelle, IT y La Monja, debuta como director en esta película.

Este verano podemos disfrutar con una cartelera repleta de juguetes y muñecos. Tenemos lo último de Pixar (Toy Story 4), el remake de “Chucky” (El Muñeco Diabólico) y, ahora, le toca el turno a la tercera parte de Annabelle que busca hacerse un hueco en la taquilla estival.

Alargando el “Warrenverso”

Remontémonos al 2013. Expediente Warren: The Conjuring, dirigida por James Wan, es una excelente cinta de terror, basada en hechos reales, que nos presenta a Lorraine (Vera Farmiga) y a Ed Warren (Patrick Wilson) que investigan un caso de “casa embrujada” en la que una pareja y sus cinco hijas son asediadas por un espíritu maligno.

Al final, los Warren vuelven a su casa y nos muestran la “sala de los artefactos” (Museo del Ocultismo), siempre cerrada a cal y canto, donde guardan todos los objetos que son canalizadores del Mal. En ese mismo instante, descubrimos a Annabelle, una muñeca encerrada en una vitrina de cristal con la advertencia: “Warning. Positively do not open”.

Después de varias películas de este Universo (véase Annabelle (2014), Expediente Warren: El caso Enfield (2016), Annabelle 2: Creation (2017), La Monja (2018) y La Llorona (2019)), esta nueva cinta propone la llegada de esta muñeca a la casa de Los Warren. La trama es bien sencilla: Los Warren tendrán que ausentarse durante una noche en la que su hija Judy queda al cuidado de una canguro de confianza. Lo que debería ser una noche tranquila acaba siendo una pesadilla.

Daniela (Katie Safire) frente a la vitrina beatificada de la muñeca Annabelle.


El problema inicial, o uno de ellos, es que ni Lorraine (Vera Farmiga) ni Ed Warren (Patrick Wilson) son los verdaderos protagonistas del filme. Esta vez, las protagonistas son la pequeña Judy Warren (Mckenna Grace), su niñera, Mary Ellen (Madison Iseman) y, la amiga de ésta, Daniela (Katie Sarife). Cabe resaltar el magnífico trabajo de la actriz McKenna Grace. Una pequeña intérprete de 13 años, llena de talento y matices, que ya vimos anteriormente siendo la joven Sabrina en Las Escalofriantes Aventuras de Sabrina, la niña Tonya Harding en Yo, Tonya o la pequeña Carol Danvers en Capitana Marvel. Pese a la gran interpretación de Grace, el espectador disfruta mucho más cuando el matrimonio Warren sale en escena.

Grace Mckenna es la revelación de la película.


Annabelle 3 defrauda

Lamentablemente, Annabelle vuelve a casa es terror adolescente con toques de humor. El tema de la película está forzado. La trama es previsible y el guión está lleno de clichés. Incluso la muñeca no se siente protagonista de su propia cinta, ya que despierta los espíritus de otros objetos malditos (easter eggs). Y, de esta forma, la muñeca queda diluida entre tanto “susto o muerte”. De hecho, es desaprovechar, una vez más, algo que James Wan creó tan acertadamente con The Conjuring y convertirlo en una casa del terror barata, en una atracción de feria de los años 80 en la que las marionetas y los autómatas pretenden dar sustos por los pasillos.

Annabelle vuelve a casa, dedicada a la memoria de Lorraine Warren, fallecida este mismo año, hace aguas por muchos sitios. No obstante, tiene algunos elementos positivos como el sonido, gran aliado de esta película, el uso de luces y sombras o escenas bien planificadas y difíciles de olvidar como la de la novia ensangrentada que recorre una estancia desde fuera y va desatando el caos en el interior de la habitación.

Cuando desde bien pequeño has disfrutado de este maravilloso género que es el Fantástico, lo que quieres es que te sorprendan con una buena historia o, como mínimo, que no estropeen aquello que te ha maravillado en películas anteriores.

¿Quieres conocer más?

Descubre nuestra Guía del Universo Warren

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page